Friday, March 09, 2007

Blood diamond, bloody lelos y sales bio.

Los alemanes son muy grandes.
Según el Instituto de Estadística y Estudios
Sociales de Alemania (Bundessozialenwissenschaftundstatistiche-deutscheespeculatzionenmentaleninstitut), la estatura media en
la RFA (datos de 2005) alcanza los 1, 87 metros (centímetro
arriba, centímetro abajo, añaden) en el caso de los varones,
y 2,06 metros para las mujeres.

Sin embargo no me refiero a eso.
Me refiero al amor al medio ambiente -Halbumgebung Liebe.
Había visto muchos derrapes mentales en el mundo de la
ecología motivados por la obsesión etiquetista mercantilista
ecosubnormal. El marketing (si, la mercadotecnia) genera
mostruos.
Si la revolución fuera un negocio rentable, la Cocacola
fundaría partidos trotskistas en lugar de pagar a paras
para matar a sus empleados incómodos.

www.prensarural.org/cocacola.htm
www.killercoke.org/pdf/KCBroch_esp.pdf

Pero me estoy desviando del tema y me conozco.
A donde iba. Mi ignorancia en el mundo de la biología es
casi enciclopédica:

sé que tenemos un músculo –al que le imputan vilmente el
nacimiento de nuestras emociones- que bombea un líquido lleno
de bichos llamado sangre, que le lleva comidita a cada una de
nuestras partecitas llamadas células. Que algunos de nosotros
sólo somos una sóla célula, que algunos no somos humanos, que
en realidad nos llamamos protozoos. Y algunas cosas más.
Anecdóticas, fundamentalmente.

Pero cuando ayer Katrin me habló de que en algunas tiendas
venden “Bio Saltz”, me asombró. No, no se trata de ese sazonador
–como el que me ha traído amorosamente de Hamburgo ante mi
pasión manifiesta por el invento– que lleva también apio,
perejil, zanahoria y no se qué otras cosas más, cultivadas
con caca de vaca y exentas en su proceso de producción de
cualquier añadido, fertilizante, o desratizador artificial.
Ese que le echo a las tostadas con aguacate y mantequilla,
que tanta burla despertaron en Jero ; -) y regocijo en los
desayunos de Quico –que como vecino de Berlín, pudo ir a
comprarlo a la tienda de la esquina.


Sal.
Sal a secas.
Sal… ¿¿¿bio???

¡¿Pero la sal?!…¿¡no era precisamente eso?!...¿Na Cl?
¿¿una sal mineral, materia inerte, un puto
asunto ajeno al mundo vegetal y animal??

Me equivocaba. Sal bio. Mit zwei Ballen.

No sé.
A mi me inquietaría echar sal viva y orgánica (?) sobre
lo que me voy a comer.
La obsesión holística debe considerar que forma parte de Gaia,
claro. Ese gran mamut –planeta-organismo vivo del cual todos
formamos parte mientras cantamos, bailamos y nos agarramos
de las pirindolas...
Yo sigo pensando que quedaría mejor, en todo caso,
la etiqueta “Bwl” (de bewegungslos), o simplemente “inerte”,
por si hay alguien de Burgos.
Aunque esta última, en estos tiempos de obsesión etiquetista y
acronímica, podría entenderse de manera equivocada, como una
garantía de calidad del “Instituto Nacional de
Estadística/Radiotelevisión Española”. Eso sólo serviría para vender
ciertos discos lamentables, o desvergonzados indicadores sobre
la evolución del coste de la vida en España.

C.M.

Jimmy Page Label
Jimmy Page Insitute certifica que este texto ha sido escrito respetando unas
ciertas directrices éticas en la creación de blogs, y unas altas tasas de demagogia
y alcoholemia moral. El ordenador desde el que está escrito consume únicamente
energía de orígen nuclear, suministrada por EDF. No contiene papel reciclado. En
realidad no contiene papel de ninguna clase.

4 Comments:

At 13.3.07, Anonymous Dazet said...

Resulta inquietante la posibilidad que el condimento para tus patates sea genéticamente más complejo que tú.
Ho ho ho, now I've got an adsl!!
Besos!

 
At 16.3.07, Anonymous Anonymous said...

mariconsón, podrías decir hola cuando se te saluda.



E.

 
At 17.3.07, Blogger Dazet said...

sabes q pasa? q el messenger esta siempre conectado, aunque no esté en casa. a veces he visto tus mensajes varias horas después. dime día y hora para cyberchequearnos y ahi estaré

 
At 10.11.08, Anonymous Giva said...

Well written article.

 

Post a Comment

<< Home

ecoestadistica.com